11.08.2006

el himno de las tentanciones

una tormenta de dioses
cayó sobre mi espalda:
escribí entonces
el himno de las tentaciones

una tormenta de dioses
cayó sobre mi espalda
crecieron dos alas
y surqué todos los cuerpos

una tormenta de dioses
cayó sobre mi espalda
me volví serpiente
y vendedora de manzanas

decapitado

poeta decapitado
sangra primaveras
y venenos varios

su cabeza mira
a ninguna parte
busca la revelación inútil
-un silencio sublime-

su cuerpo secuestrado
por ángeles atroces
caídos al mundo

Babel

no reacciono
mientras el pecho revienta
y caen pedazos de deseo a un suelo sin dueños aparentes
--y lo hago mirándote a los ojos
--he aquí un sacrificio digno de Babel
--eres la víctima propiciatoria en mi silencio

metafísica de los cuerpos

yo no espero un cuento de hadas
sí un grito de guerra:
soy la niña terrible
que soy
entre las piernas
--mías, o de él, o de ella
(la même chose, quoi)

el oráculo sabe mi signo de memoria:
huyo del amor (semi dios envenenado)
sitiando algún cuerpo reciente
–intitulado--
signo de lo inevitable:
algún cuerpo quedará huérfano
(ce n’est pas ma faute, mon ange)
de éstas, mis histéricas manos de mayo
--y es que mayo cae en profecías peligrosas--
de éstas violentas alas de agosto
--y es que en agosto estalla el cielo--
de éstos labios tóxicos
--que en el mes del alacrán se hinchan: beben sangre…

es la metafísica de los cuerpos
que me salvan de ser
la vulnerable imagen
de Sísifo
--rodando entre tus sueños

(¿o los míos?)

11.07.2006

cuarto menguante

le debo las noches de nada
el momento vacío
luna nueva, luna violenta
(y el cuarto menguante)
el abrazo del aire
cortando cuchillos
sí, le debo
el beso líquido de la demencia

11.28.2005

instinto

hay días en que los sueños sueñan en negro
el corazón en coágulos
da golpe de Estado
despertar de las melancolías urgentes
de mis muchos duelos
y crímenes involuntarios: (dos puntos)

hay quien usa el alma para redimirse
de los excesos de su cuerpo;
yo, la prófuga de mí,
uso el cuerpo para redimir los excesos de mi alma

(... ¿permanezco intacta?)

si los leones se acurrucan
la naturaleza grita enfurecida
–nunca comprende la pausa: (dos puntos)–
venganza en el instinto, el inevitable,
despertarnos hambrientos:
...despertarnos leones.